Bancos Centrales. Funciones y obligaciones

Más de una vez habrás escuchado hablar de los Bancos Centrales pero, ¿sabes realmente qué son y qué función desempeñan?

Muy frecuentemente, en las noticias, se escucha hablar de los Bancos Centrales, de las decisiones que toman y de la importancia que tienen para el país al que representan. Pero ¿realmente la gente sabe qué es un Banco Central y cuáles son sus funciones y obligaciones?

En este post aprenderás todo lo que necesitas saber sobre estas entidades tan importantes para los diferentes países, así que ¡sigue leyendo!, sin lugar a dudas te interesa.

¿Qué es un Banco Central?

Es una institución de carácter público (sin ánimo de lucro), desde donde se gestiona la moneda y la cantidad de dinero que está en circulación. Puede ser el organismo del país al que pertenece o de un conjunto de países (por ejemplo, el Banco Central Europeo).

Es el banco de los bancos comerciales, de los privados, por lo que influye en el flujo de dinero y crédito para conseguir que los precios que llegan a la sociedad sean lo más estables posibles.

¿Cuáles son sus funciones principales?

La principal función del Banco Central es la de controlar el sistema monetario y evitar todas las situaciones económicas negativas que puedan influir al país al que representan; altos niveles de inflación, desempleo o cualquier situación que afecte al sistema crediticio.

Deben regular las tasas de interés que los bancos privados aplican a los préstamos que conceden a los ciudadanos, controlar el valor de la moneda frente al valor de los países extranjeros, preservar el valor de su propia moneda y mantener la estabilidad de los precios, evitando grandes subidas o bajadas. En definitiva, su misión y su razón de ser, es la de mantener la estabilidad económica general.

Desde el Banco Central también se controla la emisión de dinero, es decir, según las circunstancias del país, se emitirá o frenará la liquidez. Cuando las monedas están fabricadas, es el Banco Central quien decide qué cantidad solicitar y entonces la distribuye entre el resto de bancos privados. También es el encargado de retirar de la circulación los billetes o monedas deterioradas y substituirlas por otras en buen estado.

Independencia del Banco Central

Los Bancos Centrales son una institución completamente independiente de los Gobiernos que están al mando del país al que representan. Así queda recogido en su marco institucional y en las leyes y normas que lo regulan, por lo que, bajo ningún concepto, los miembros que conforman el Banco Central deben aceptar las instrucciones del Gobierno de su país ni de ningún otro. Así lo asimilan los órganos estatales, también, quienes tienen obligación legal, y moral, de respetar la independencia de su Banco Central.

Obligaciones de los Bancos Centrales

Dada la independencia de los Bancos Centrales, y el compromiso legal por parte de las instituciones y órganos estatales, éstos tienen para con el “pueblo” unas obligaciones que deben cumplir;

  • Transparencia; en todo momento deben poner a disposición de clientes, mercados y el propio Gobierno, toda la información que sea de interés general y relevante, para que pueda conocerse la estrategia, evaluación y decisiones que se están tomando en cuanto a la política monetaria.
  • Información de su gestión: durante todo el mandato de los cargos que ocupen la alta esfera del Banco Central, deben rendir cuentas de qué es lo que están haciendo ante las diversas instituciones y los ciudadanos. Para ello, se llevan a cargo auditorias, se presentan informes anuales, balances de cuentas…
  • Los beneficios: como hemos dicho, los Bancos Centrales son organismos públicos sin ánimo de lucro, por lo tanto, cuando se generan beneficios, éstos van destinados a incrementar el Fondo de Garantía del País.

 

El SEBC (Sistema Europeo de Bancos Centrales)

Esta organización está formada por el Banco Central Europeo y por los Bancos Centrales Nacionales de los estados que forman parte de la Unión Europea. El objetivo del SEBC es ser la máxima autoridad monetaria de la UE, aunque sólo puede llevar a cabo una política monetaria común en los países que hayan adoptado el euro como su moneda.