¿Qué es el IBAN?

Es probable que, en alguna ocasión, hayas querido hacer una transferencia bancaria, por ejemplo, y tu entidad te haya pedido el código IBAN para poder llevarla a cabo. Entonces, has indicado una serie de números muy largos, pero, realmente, no sabes muy bien qué es lo que son.

Si es así, ¡este es tu artículo! A continuación, vamos a explicarte qué es, de dónde viene, para qué sirve… ¡Adelante!

¿Qué es el IBAN?

El IBAN es el código de autentificación que permite llevar a cabo las operaciones bancarias dentro de la zona SEPA (Zona única de pagos en euros)

Para que todo el proceso resulte más sencillo, los 34 países decidieron homogeneizar los códigos de identificación de las cuentas bancarias, lo que permite verificar, en el mismo momento en el que se está haciendo la operación, que todos los datos son correctos. El código IBAN (International Bank Account Number) es el sistema que permite que esto sea posible. Cuando queremos hacer, por ejemplo, una transferencia, al introducir el código IBAN el propio sistema detecta si los códigos introducidos son correctos, no permitiendo llevarla a cabo si no lo son.

El IBAN está compuesto de 24 caracteres. Los dos primeros son dos letras y hacen referencia al país al que pertenece la cuenta. Por ejemplo, en el caso de hacerse desde España, sería ES. Los siguientes dos códigos son de control y vienen generados por la propia entidad, y los 20 restantes son los de la propia cuenta, con el formato tradicional. (Entidad, oficina, cuenta).

Cada IBAN es único e intransferible. No es posible que dos personas con cuentas abiertas en la zona SEPA, compartan código IBAN.

Saber cuál es nuestro código IBAN, con la explicación anterior, es muy sencillo. Aunque nuestra entidad lo facilitará en cualquier momento a través de las aplicaciones, por internet o consultando nuestra cuenta desde cualquier oficina.

¿Por qué el IBAN es obligatorio?

Hace ya bastantes años todas las cuentas estaban formadas por una serie de 20 números que hacían referencia a la entidad bancaria, la oficina a la que pertenecía la cuenta y el propio número de la cuenta.

En febrero del año 2014, entró en vigor el proyecto SEPA, es decir, los gobiernos de 34 países se pusieron de acuerdo para crear una zona donde todos los pagos se podían llevar a cabo en euros, eliminando así tasas, comisiones elevadas y tiempos de espera. Esto, además, supone una gran ventaja, ya que facilita el control de cobros y pagos entre los distintos países y, también, que se puedan automatizar las operaciones.

Por lo tanto, el objetivo de la zona SEPA, es el de permitir que todos los pagos que se llevan a cabo entre los países que forman parte, se realicen con las mismas condiciones, sin importar si son nacionales o internacionales.

Los países que forman la SEPA son los 28 estados miembros de la Unión Europea y, también, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Mónaco, San Marino y Suiza.

¿A qué operaciones afecta el IBAN?

Una vez sabemos qué es el IBAN, es importante saber cuáles son las operaciones que nos requerirán ponerlo.

  • Transferencia
  • Domiciliaciones bancarias (denominadas también adeudos directos)
  • Tarjetas. Desde que entró en vigor la SEPA, todas las tarjetas de cualquier país que forme parte, como por ejemplo las tarjetas Cetelem, pueden utilizarse para pagar o sacar dinero en efectivo con la misma facilidad que en el propio país.