Todo lo que necesitas saber sobre el IRPF

El IRPF es un impuesto del que todos hemos oído hablar alguna vez y que, además, nos afecta a todos. Pero, aunque parezca curioso, muchas veces no sabemos exactamente qué es el IRPF, cómo se calcula, cuáles son las retenciones

En Cetelem procuramos que nuestros clientes conozcan todo aquello que les afecta, así que hemos preparado este artículo sobre el IRPF para ti. ¡Adelante!

¿Qué es el IRPF?

El IRPF es un impuesto directo que todas las personas físicas residentes en España deben pagar. Es personal y va en función de la renta que cada uno ha obtenido a lo largo de todo el año. Además, para saber qué es el IRPF es necesario entender que es progresivo, lo que significa que a más dinero gane una persona anualmente, mayor será el porcentaje que le corresponderá pagar.

Para calcular la renta anual y así poder aplicar el IRPF adecuado, se tienen en cuenta los ingresos por trabajo, los rendimientos, la atribución de rentas, así como las ganancias y pérdidas patrimoniales. Aunque el cálculo es anual, el pago se realiza mensualmente, aplicándolo a las nóminas.

¿Cuándo hay que pagarlo?

Como hemos dicho, todas las personas físicas deben pagar IRPF. Aun así, existen ciertas rentas que están exentas de dicho pago. Por ejemplo, la Lotería y Apuestas del Estado, los premios de la ONCE o de la Cruz Roja, siempre y cuando no superen los 2.500 euros. Las becas de estudio, ayudas económicas a deportistas de alto nivel, las pensiones alimenticias o las indemnizaciones por despido, por ejemplo, son otro tipo de rentas que también están exentas.

¿Cómo se calcula el IRPF?

Para saber cómo se calcula el IRPF, primero hay que saber diferenciar entre la base imponible y la base liquidable del IRPF.

La base imponible tiene en cuenta todos los rendimientos de la persona mientras que en la base liquidable es la que resta las deducciones y reducciones que le corresponde a cada contribuyente.

Una vez se tiene calculada la base imponible general, llega el momento de aplicar las retenciones correspondientes en función de los tramos del IRPF. Con estos tramos lo que se hace es marcar el tanto por ciento a pagar en punción de la base imponible resultante, del siguiente modo;

Por lo tanto, si una persona física ha obtenido 19.000 euros anuales, la retención que se le aplicará será del 24% mientras que, si la cantidad fue de 50.000 euros, sería el 37%.

Hay que saber, también, que aquellas personas físicas que obtengan menos de 12.450 euros anuales están exentas de hacer la declaración de la renta. Para el resto, la declaración de la renta es el sistema que tiene Hacienda de corroborar que cada contribuyente está pagando lo que le corresponde y, en el caso de haber pagado de más, se devolverá y, en el caso de haber pagado menos, se deberá abonar la diferencia.

¿Quién lo cobra?

El impuesto IRPF, en realidad, se divide en dos partes. Una que va a parar al Gobierno Estatal y el otro a la Comunidad Autónoma que corresponda.

Para ser más concretos, la división depende de los tramos previamente mencionados en la tabla anterior y  quedaría del siguiente modo:

  • Hasta los 12450 euros, un 9’5 iría a cada parte (estatal y autonómico)
  • A partir de los 20.200 euros, un 12% para cada uno
  • Desde los 35.200 hasta los 60.000 un 18’50 a partes iguales

- Y, por último, un 22’50 a partir de los 60.001 euros.