Pago a plazos: ¿qué alternativas hay?

El avance de la tecnología ha permitido multiplicar distintas formas de pago que los usuarios tienen a su disposición. Esto, por supuesto, supone un gran abanico de facilidades para que los clientes puedan llevar a cabo sus compras y, además, para que puedan pagar a plazos y cómodamente los importes que hayan consumido.

¿Sabes cuáles son las distintas maneras a las que puedes recurrir para aplazar o financiar tus compras? ¡Pues sigue leyendo! En Cetelem queremos que estés bien informado de todo, así que a continuación te explicamos algunas de las opciones más interesantes:

1. Préstamo personal 

Cuando el desembolso es elevado, una posibilidad a considerar para no tener que realizarlo de golpe y poder aplazar los pagos es la de pedir un préstamo personal. La ventaja de este método de pago es que el cliente puede elegir la entidad a la que solicitar el crédito y comparar, si así lo desea, los diferentes tipos de préstamos personales disponibles en cada una de ellas. Muchas de ellas ofrecen comparadores (como el simulador de préstamos de Cetelem), que permiten saber de forma sencilla cuál será el importe final a devolver teniendo en cuenta los intereses, gastos, comisiones y plazos de devolución.

2. Adelanto de nómina

Esta opción puede resultar interesante en casos puntuales. Pedir un adelanto de la nómina es otra de las opciones a tener en cuenta para financiar las compras, pero hay que ser conscientes de que el importe solicitado como anticipo se descontará al recibir la nómina, es decir, se podrá retrasar el pago pero se amortizará en un solo plazo. Con el adelanto de nómina, lo que se hace es dejar en negativo el saldo de la cuenta del cliente, con lo que, en el momento de recibirse un ingreso, esa cantidad será la primera en cubrirse. Antes de solicitar un adelanto de nómina, es conveniente conocer cuáles son los costes que ello va a suponer.

3. Financiación con el propio comercio

En último lugar, otra forma de financiación muy extendida es la que se lleva a cabo por el propio comercio. Hay que recordar que es sólo la contratación lo que se hace a través de ellos, ya que quien realmente facilita la cantidad de dinero solicitada es la financiera con la que hayan contratado el servicio en cada caso. Financiar las compras de esta forma es muy fácil y rápido: lo único que deberá hacer el cliente es presentar la información solicitada y aportar un número de cuenta en el que se hagan los cargos. Es importante, antes de contratar nada, conocer las condiciones que se ofrecen; intereses, comisiones, formas de pago, importe, plazos de devolución… para poder valorar si éstas resultan lo suficientemente interesantes.

En Cetelem somos expertos en todo tipo de financiación, así que, si tienes dudas o no sabes cómo conseguir una solución a tu medida, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestros asesores te informarán de todos los métodos disponibles y, además, te aconsejarán para que elijas el que el que mejor se adapte a tus necesidades.