¿Cómo amortizar un préstamo? Te lo explicamos todo

Cómo amortizar un préstamo personal

Es posible que en algún momento hayas pensado en pedir un préstamo para hacer frente a alguna compra, celebración o pago inesperado.  Puede ser que, con el paso del tiempo, debido a un cambio en tu situación económica estés considerando la posibilidad de amortizar tu préstamo.

Si es así, sigue leyendo este artículo, ya que en él conocerás todo lo que necesitas saber para hacerlo.

En Cetelem velamos por ti, y por ello queremos mantenerte informado de todo aquello que pueda ser de tu interés. Así que, ¡adelante! No te quedes con las dudas.

¿Qué es la amortización?

Amortizar un préstamo personal, o cualquier otro tipo de préstamo, consiste en abonar de forma anticipada la cantidad total o parcial que nos queda pendiente de devolver.

Si en un momento dado, disponemos del dinero para poder cancelarlo, podemos hacerlo y si, por el contrario, preferimos adelantar solo una pequeña cantidad, también podemos abonarla para rebajar el plazo total o la cantidad mensual a pagar.

¿Cómo amortizar un préstamo?

Existen 3 formas diferentes de llevar a cabo una amortización.

  • Amortización total. Como hemos dicho, se puede llevar a cabo una amortización total de la deuda. Esto significa que, si disponemos de la cantidad total para poder cancelar el préstamo, podemos utilizarla para hacerlo. De este modo, ya no quedaría ningún importe pendiente y nuestra deuda quedaría completamente saldada.
  • Amortización parcial con reducción de cuota. Si disponemos de una cantidad de dinero que queremos avanzar en nuestra deuda, podemos hacerlo. Esta opción permite abonar una parte de la cantidad pendiente del préstamo, reduciendo el importe total a devolver. Cuando lo hagamos, si escogemos la opción de reducir la cuota mensual, estaremos manteniendo el plazo total del préstamo, pero reduciendo la cantidad que pagaremos cada mes. Es decir, si la cuota que mensualmente pagamos es de 200 euros durante dos años, y hacemos una amortización parcial de nuestro préstamo con reducción de cuota, quedaría, por ejemplo, a 150 euros durante dos años. Las cantidades son, por supuesto, orientativas, ya que todo dependerá de la cantidad que ingresemos. Esta opción es recomendable si lo que buscas es reducir tu importe mensual para compaginarlo con otro tipo de gastos.
  • Amortización parcial con reducción de plazo. Con esta opción lo que hacemos es reducir el tiempo de vida de nuestro préstamo. Es decir, la cantidad que abonemos para reducir el importe total del dinero prestado, servirá para acortar el tiempo máximo a devolverlo. Por ejemplo, siguiendo el ejemplo anterior, en el que pagamos 200 euros mensuales durante dos años, si hacemos una amortización parcial reduciendo el plazo, lo que conseguiremos es mantener la misma cuota mensual de 200 euros, pero, en vez de dos años, lo podremos rebajar a un año y medio. Como hemos dicho, el tiempo se reducirá según la cantidad amortizada. 

¡Importante!

Antes de llevar a cabo cualquier amortización, ya sea de préstamo, o una amortización de hipoteca, se deben consultar las condiciones que se pactaron en el momento de la contratación.

En algunos casos hay que esperar un plazo indicado para poder hacer una amortización o, incluso, abonar unas comisiones establecidas en concepto de amortización anticipada.

Si tienes cualquier duda, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros! Nuestros asesores estarán encantados de poder ayudarte y orientarte en todo aquello que necesites.