¿Qué es el ahorro energético? Medidas para gastar menos

El ahorro energético es fundamental para poder cuidar de nuestro medio ambiente.

La mayoría de fuentes de energía que nos proporciona la naturaleza y que el ser humano utiliza para su desarrollo (petróleo, carbón, etc.), no son infinitas, por eso, se consideran no renovables. Así que es fundamental moderar y cambiar nuestros hábitos de consumo energético para evitar ocasionar un fuerte impacto en el medio ambiente.

Desde Cetelem, como empresa comprometida con el medio ambiente, vamos a darte una serie de consejos para que puedas reducir tu consumo energético. Y, así, ayudar a proteger nuestra naturaleza y reducir el importe de tus facturas.

Medidas de ahorro energético

  1. El aislamiento térmico

Una de las principales medidas de ahorro energético consiste, principalmente, en llevar a cabo un cambio en nuestros propios hábitos. Apagar luces si hay suficiente luz solar, utilizar el calor residual de los hornos y fogones…

Pero, para conseguir un ahorro energético mucho mayor, podemos optar por llevar a cabo pequeñas modificaciones en nuestra vivienda que nos permitan mejorar el aislamiento de nuestras paredes o techos.

Otro consejo muy eficiente es el ahorro energético a través de las ventanas. Esto consiste en cambiar las actuales por otras de doble acristalamiento que mejoren el aislamiento.

De este modo, nuestro consumo energético se reducirá notablemente.

 

  1. Sensores de presencia

Los sensores de presencia están completamente ligados con la iluminación. Y, gracias a ellos aseguraremos que las luces se enciendan únicamente cuando sea necesario. Reduciendo así el uso de la luz artificial innecesaria y, por tanto, nuestro gasto en electricidad.

 

  1. Pintura térmica

Es fascinante como con pequeños gestos podemos conseguir grandes logros para el cuidado del medio ambiente y para reducir el importe de nuestras facturas. Y es que, con algo tan sencillo como aplicar una mano de pintura térmica en el interior y el exterior de nuestro hogar, el ahorro energético será notable.

Estas pinturas previenen, además, de la humedad, el moho y el ruido exterior y podemos aplicarlas nosotros mismos o con la ayuda de un pintor profesional.

 

  1. Persianas y toldos

Otro gran aliado para aumentar el ahorro energético es el uso de elementos que proporcionen sombra en el hogar y aíslen las ventanas.

Para ello, instalar unas persianas, toldos y cortinas adecuados nos facilitará el camino.

 

  1. Moderniza tus electrodomésticos

Los electrodomésticos nuevos garantizan una buena calificación energética. Esto quiere decir que consumen mucho menos y facilitan el ahorro energético. Así que, aunque requieran de una inversión económica inicial, a medio-largo plazo estarás ahorrando mucho más dinero en tu factura.

Un ejemplo son aparatos de aire acondicionado, la caldera, los radiadores, la nevera… Para conseguirlo, será clave tener en cuenta la etiqueta energética y que sean aparatos eficientes.

 

  1. Mejorar las instalaciones

Reformar nuestro hogar puede ayudarnos a conseguir nuestros objetivos de reducir el consumo energético y, de esta forma, poder acondicionarlo todo para reducir los costes de nuestra factura eléctrica.

Para llevar a cabo nuestra reforma, también debemos tener en cuenta la necesidad de mejorar todas las instalaciones de la vivienda. Renovar y aislar las tuberías, por ejemplo, nos permitirá evitar pérdidas de calor y condensaciones. 

 

  1. Climatización inteligente

Por último, es imprescindible mencionar el sistema de climatización. Mantener la temperatura aconsejada tanto en verano como en invierno es fundamental para conseguir un ahorro energético óptimo y, para ello, es de gran ayuda programar nuestros sistemas de climatización para que se regulen automáticamente cuando sea necesario.

Ahorro energético en el hogar

En ocasiones una pequeña inversión para reformar nuestro hogar puede suponer un gran ahorro económico a largo plazo. Así que, para alcanzar una mayor eficiencia energética, recuerda que no solo debes reducir el consumo de energía sino también hacerlo de una forma más eficiente.

En definitiva, debemos tener claro que el ahorro energético en nuestro hogar pasa por optimizar el consumo. El objetivo final de la eficiencia energética no es solo reducir el consumo de energía sino también minimizar el impacto que provocamos sobre el medio ambiente.