¿Qué es la amortización de la hipoteca?

Cuando se adquiere una hipoteca, se acuerdan una serie de puntos clave a cumplir, tanto por parte del banco como de los clientes. Además, el plazo máximo de vencimiento suele ser elevado, entre 10 y 40 años, con unos intereses fijos y unas cuotas mensuales a devolver.

Parece que todo está bien pensado, atado y sabemos exactamente qué es lo que va a pasar hasta que devolvamos todo el importe de nuestra hipoteca, pero… ¿qué pasa cuando conseguimos ahorrar un poco y adelantar dinero? ¿O si queremos devolver de golpe todo lo que debemos? ¿Cómo funciona? ¿Se puede hacer?...

La amortización de la hipoteca es posible, así que ¡sigue leyendo! Nosotros te lo explicamos.

La amortización de una hipoteca es cuando el cliente devuelve el dinero prestado al banco. Las cuotas mensuales que se pagan, también se consideran amortización, puesto que se está disminuyendo, poco a poco, la cantidad total.

Tipos de amortización

Pero, además, también podemos optar por dos formas más de amortización que se pueden calcular a través de los simuladores de hipotecas disponibles en internet.

Amortización total anticipada

Es cuando el cliente decide abonar, antes de que llegue el vencimiento, el importe total de la deuda que tiene pendiente de pagar por su hipoteca.

En este caso, se cancelaría la hipoteca, dejando al cliente libre de esa carga. Antes de hacerlo, es necesario informarse bien de todos los aspectos que rodearán la operación y valorar, detenidamente, si es mejor amortizar o invertir ese dinero en cualquier otro producto financiero.  ya que, quizás, los beneficios que se pueden conseguir con la inversión, puedan ser superiores a los de la cancelación total de la hipoteca.

Amortización parcial anticipada

Este tipo de amortización es cuando el cliente decide que ese dinero que tiene guardado, y que no necesita para cubrir sus necesidades básicas, lo quiere adelantar al banco como pago de su hipoteca y para disminuir la deuda total.

Lo único que se debe hacer es acudir a la entidad bancaria y solicitarlo. Antes de ello, desde Cetelem recomendamos solicitar toda la información en referencia a esta operación. Es decir, preguntar a los empleados qué coste va a suponer hacerlo, qué comisiones o gastos se van a tener que afrontar, cuál es la cantidad máxima para poder desgravar en la declaración de la renta

Además, también se deberá decidir si la cantidad anticipada se quiere utilizar para reducir en años o en cuotas, es decir, si se quiere pagar menos cantidad en los recibos mensuales y mantener la misma fecha de vencimiento o, por el contrario, queremos dejar esa cantidad fija, pero reducir el tiempo total que durará la hipoteca.

¿Qué es mejor amortizar cuota o años de hipoteca?

Todo depende de la situación de cada cliente en concreto. Es decir, lo recomendable es aprovechar la amortización parcial para reducir en años la hipoteca, puesto que, al hacerlo, se reduce considerablemente el tiempo y, a la vez, los interés y gastos a pagar.

Pero, por otro lado, es posible que el cliente esté asumiendo una cuota mensual muy elevada, que no le deje casi ningún margen de maniobra para poder ahorrar y que limite, considerablemente, su nivel de vida. En este caso, podría resultar una buena opción reducir en cuota mensual y, más adelante, si se vuelve a hacer una amortización parcial, reducir en años.