Comprar un coche nuevo: qué tener en cuenta

Comprar un coche nuevo es una decisión muy importante que hay que valorar con detenimiento. Para muchos, dadas las nuevas normativas medioambientales que se han implantado en grandes ciudades como Barcelona y Madrid, es una prioridad. Además, estas nuevas normativas prometen implantarse en muchas otras localidades del territorio español y, por ello, adquirir un vehículo nuevo, más eficiente y menos contaminante, supone la mejor decisión.

A la hora de hacer la compra tienes que saber lo que hay que tener en cuenta para poder llevar a cabo toda la operación de la mejor manera. Por eso, desde Cetelem queremos informarte de todo. Sigue leyendo y ¡toma nota de qué necesitas saber!

Ante todo, organización

La organización es la clave de todo. Y es que, sabiendo exactamente cuáles son los pasos a seguir, nos aseguraremos de no cometer ningún error.

Lo primero es marcar un presupuesto lógico y real para comprar un coche nuevo. Sabiéndolo, podremos empezar a mirar las diferentes opciones que tenemos conforme a nuestras necesidades y así, decantarnos por la que mejor se adapte.

¿Comprar coche con financiación o al contado?

Hoy en día comprarse un coche nuevo merece una inversión de dinero importante. Por ello, recurrir a la financiación es una buena opción para adquirir el vehículo con todas las prestaciones que soñamos sin gastarnos todos los ahorros.

En Cetelem te ofrecemos nuestro Préstamo Coche, pensado para que puedas realizar la compra de tu vehículo con una financiación a medida.

Otros gastos derivados de la compra de un coche nuevo

Muchas veces, cuando alguien está buscando adquirir un coche nuevo, existen otros gastos asociados que debemos tener en cuenta.

Para evitar sorpresas, te detallamos los impuestos ligados a la compra de un vehículo:

  • IVA. Este impuesto es obligatorio y en España está en el 21% del importe de compra.
  • El impuesto de matriculación. Este impuesto se paga una sola vez al llevar a cabo la matriculación del vehículo en España. Su cálculo se realiza en función de las tablas que el Ministerio de Hacienda tiene aprobadas. Partiendo de ahí, también se aplicará un gravamen específico en función del nivel de emisiones de CO2.

 

Además, hay que tener en cuenta otros factores que supondrán un gasto añadido, durante toda la vida de nuestro vehículo:

  • Seguro. Cualquier vehículo que ocupe la vía pública o circule por ella necesita, obligatoriamente, un seguro. Las aseguradoras permiten pagar las cuotas de diversas formas (mensual, trimestral, semestral o anual), pero poder tener la certeza de que se va a poder hacer frente a las cuotas y el seguro, es imprescindible saber a cuánto podrá ascender la cantidad a pagar de éste.
  • ITV. Es obligatoria para todos los vehículos. Dependiendo de su antigüedad el tiempo entre una revisión y otra será mayor o menor.
  • Mantenimiento. Y, por último, el mantenimiento, y las revisiones pertinentes, por nuestra propia seguridad y por la del resto de conductores.