¿Te preocupa la cuota de autónomos? Te contamos todo lo que necesitas saber

Hacerse autónomo es toda una aventura profesional que hay que tener muy clara y bien pensada antes de lanzarse a ella.

Cuando nos hacemos autónomos, normalmente, es porque emprendemos una actividad laboral nueva o un proyecto personal. Como es obvio, surgirán diversas dudas durante el proceso… Principalmente, nos preocupan los gastos que vamos a tener y, la cuota de autónomos que deberemos pagar mensualmente.

Desde Cetelem queremos aportarte toda la información que necesitas sobre la cuota de autónomos y el proceso de alta. Porque tenerlo claro, te despejará muchas dudas.

¡Adelante, nosotros creemos en ti!

¿Cómo calculo mi cuota de autónomos?

Antes de iniciar tu andadura, es fundamental que tengas claro cómo calcular tu cuota de autónomos. Dicha cuota se engloba dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y el pago que cubre el desarrollo de la actividad profesional es mensual y obligatorio y se llevará a cabo por domiciliación bancaria.

La cuota se abona a la Seguridad Social, y es un requisito obligatorio que los trabajadores deben llevar a cabo para cotizar desde el primer momento que inician su actividad. No olvides, además, informarte sobre el resto de las obligaciones que tienes con Hacienda, ya que éstas derivan de la fiscalidad del autónomo. No es una opción, así que, si no quieres tener problemas futuros, te aconsejamos hacer las cosas bien desde el inicio.

¿Cómo funciona?

La cuota de autónomos es una cantidad que se calcula a partir de la base de cotización, es decir, de los ingresos que estimas que vas a percibir.

Estas bases tienen un mínimo y un máximo, que son establecidos, anualmente, por el Gobierno a través de los presupuestos Generales del Estado. El importe por el que estemos cotizando condicionará las prestaciones que vayamos a recibir en situaciones de desempleo, baja por enfermedad, accidente o en el caso de jubilación. Es decir, si pagamos la cuota mínima, nuestra base de cotización será la más baja, por lo que nuestras prestaciones futuras irán en función de ella.

El 1 de enero de 2019 se puso en marcha la nueva ley aprobada por el Gobierno, en la que se incrementa, en un 1’25%, la base mínima de cotización que se tenía anteriormente. Esta ampliación, no obstante, engloba la cobertura de prestaciones tales como accidentes de trabajo, enfermedades, ceses de actividad y formación continua. Por lo tanto, la cuota de autónomos es un poco más elevada, pero estamos más asegurados en caso de imprevistos.

¿Cuánto hay que pagar?

Como hemos dicho, la cantidad de cuota de autónomos que paguemos deberá ir en función de lo que estemos ingresando. Aun así, existe un mínimo y un máximo, y una serie de beneficios y reducciones a las que podemos acogernos según las circunstancias. Así pues, sin acogernos a ninguna reducción, la cuota mínima en 2019 es de 283’30 euros, lo que se traduce en una base de cotización de 944’35 euros. La máxima variará según otros factores a tener en cuenta; edad, tipo de actividad, ingresos…

La bonificación general más importante para destacar es la denominada tarifa plana. Esto ha supuesto, sin duda, un gran desahogo para aquellos autónomos que están iniciando su andadura profesional por libre, ya que el coste mensual se ve disminuido notablemente.

El requisito para acogerse a la tarifa plana es ser un autónomo nuevo, es decir que en los dos o tres años previos a solicitarla, no hayas estado cotizando en este régimen. Esto te permitirá, durante un año, 12 meses, reducir el pago mensual a 60 euros, en lugar de los 283’30 mínimos.