Financiación sostenible: Todo lo que necesitas saber

Nuestro deber es cuidar del mundo, protegerlo, mimarlo y asegurarnos de que, cada día más, sea el lugar perfecto para seguir viviendo.

Casi toda la sociedad ya es consciente de ello y, por eso, los principales objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) son paliar la pobreza, garantizar la prosperidad y proteger el planeta.

El sector económico, en los últimos años, también ha querido formar parte de este proyecto, replanteándose sus estrategias e incorporando todo tipo de criterios vinculados a mejorar el medioambiente.  Este nuevo comportamiento ha dado pie a lo que se conoce como financiación sostenible y que, a continuación, te explicamos con más detalle.

La economía sostenible es aquella que agrupa las deudas de las diferentes instituciones públicas o privadas y que tienen relación, o están comprometidas, con la financiación de proyectos verdes o socialmente responsables. Es decir, si una empresa, cualquiera, necesita adquirir financiación para algún proyecto que tenga que ver con el medioambiente o con proyectos sociales, por ejemplo, generación de empleo, energías renovables, integración de las personas en riesgo de exclusión social…, puede solicitar financiación, o refinanciación, para poder desarrollar dicho proyecto.

Tipos de economía sostenible

Pese a que la Comisión Europea está estudiando cómo ampliar la legislación sobre la economía sostenible, actualmente existen dos tipos diferentes, que van en función del tipo de deuda que se adquiera;

  • Emisiones de renta fija; en este caso se está hablando de bonos y obligaciones y son los denominados “Principios Verdes”, destinados a aquellas empresas que promueven la transparencia al establecer las pautas para la emisión de los bonos verdes. Esta transparencia consiste en definir, concretamente, cuál va a ser el destino de los fondos y qué proyecto social o medioambiental va a ser el que se va a llevar a cabo. Además, la empresa debe crear una cuenta específica para asegurar que los fondos sólo se destinarán al proyecto seleccionado.

En los últimos años ésta ha sido la forma más extendida. Desde que aparecieron, en 2007, el crecimiento ha sido muy sostenido, hasta que en 2014 se aceleró llegando a un volumen de nuevas emisiones de alrededor de 155.000 millones de dólares, con unas 1300 emisiones en 37 países diferentes.

  • Préstamos: o, mejor dicho, préstamos verdes. En este caso, el proceso que las empresas deben llevar a cabo para conseguir la financiación es muy similar al de la financiación de mercados de capitales.

¿Qué ocurre en España?

Las emisiones realizadas en nuestro país tienen a las empresas Iberdrola y Adif a la cabeza, en cuanto a sectores públicos, así como a Acciona, ACS, Gas Natural Fenosa (Naturgy) y Repsol en el sector privado.

Beneficios de una actividad sostenible

Con la economía sostenible, todas las partes ganan, puesto que se fomenta la creación de los proyectos sostenibles y, por otro lado, las empresas consiguen financiación mucho más económica. Además, aumentan su buena reputación. A los negocios verdes, se le facilita una mayor facilidad para llevar a cabo acciones positivas de marketing, se amplía y diversifica la base de inversores y, entre otros muchos beneficios, consiguen muchísima más visibilidad y renombre.

Recuerda que en Cetelem estamos concienciados con el cuidado del medio ambiente y lanzamos productos tan sostenibles como nuestro préstamo EcoAuto. ¡Conócelo!