Financia tus compras en rebajas

Cuando se acercan las rebajas ya sean las de enero, las de julio, o momentos puntuales como el Black Friday en noviembre, surgen excelentes oportunidades para comprar aquello que se necesita en casa a precios realmente interesantes.

Y si en ese preciso momento no se dispone del dinero necesario, surge un dilema; ¿cómo adquiero lo que necesito? Si los descuentos son realmente atractivos, financiar las compras puede ser una posibilidad igual de interesante a poner sobre la mesa ya que, las grandes bajadas en los precios pueden compensar con creces los intereses del préstamo.

En Cetelem siempre queremos que conozcas las opciones que tienes a tu alcance, así que, a continuación, te explicamos cómo puedes hacerlo. ¡Sigue leyendo y no dejes pasar ningún chollo!

¿Qué significa financiar mis compras?

Gracias a los préstamos personales, las entidades financieras ponen a disposición de sus clientes una cantidad de dinero de forma que éstos pueden llevar a cabo las compras que consideren necesarias sin necesidad de que dispongan del importe íntegro en el momento. De esta manera, los clientes devuelven el importe más los intereses de manera aplazada, pagando la cantidad acordada mes a mes hasta el vencimiento del contrato.

Generalmente, los importes de los préstamos para financiar compras oscilan desde de los 200 a los 20.000 euros, siempre dependiendo de la necesidad del cliente y la entidad financiera que ofrezca dicha posibilidad.

Ventajas de financiar tus compras durante las rebajas

Financiar las compras que se llevan a cabo durante los periodos de rebajas o descuentos tiene algunas ventajas, siempre teniendo en cuenta que se trata de un recurso al que recurrir, en situaciones puntuales para evitar el sobrendeudamiento:

  1. Una de las principales es que te permite adquirir los productos que necesitas, en el momento en el que los precios son más competitivos. Es el caso, por ejemplo, de las rebajas de enero. Durante el primer mes del año la mayoría de los comercios rebajan el precio de sus productos, algunos llegando a ofrecer descuentos de hasta el 70 o el 80% de su valor. Si realmente se necesita el producto, tarde o temprano se tendrá que acabar comprando así que mejor hacerlo en el momento en el que su precio de mercado sea inferior.
  2. Otra de sus grandes ventajas es la facilidad con la que se puede solicitar la financiación, que, en muchas ocasiones, puede gestionarse online sin necesidad de desplazarse.
  3. Además, no hace falta cambiar de banco para poder solicitarlo, simplemente con facilitar una cuenta de cobro será suficiente.
  4. Las cuotas mensuales a devolver, por norma general, suelen ser asequibles: a veces incluso son los propios clientes los que eligen aquella cantidad mensual que más conviene a su situación personal para que los plazos de devolución les resulten cómodos.
  5. También es importante saber que para solicitar un préstamo con el que financiar tus compras en muchas ocasiones no se requiere de ningún tipo de aval.

Con los grandes descuentos que se encuentran durante los periodos de rebajas, pedir un préstamo personal para financiar tus compras puede salir a cuenta. ¿Es tu caso? ¡No te pierdas ningún chollo!