¿Qué son los créditos para viajes?

Se acerca el verano y estamos deseando disfrutar de unos días en familia. Sol, playa, podernos relajar y olvidarnos de la rutina y el estrés diario sin preocupaciones

Ahora no tienes excusa para realizar ese viaje que tanto has estado esperando. Existen soluciones y las entidades financieras te lo ponen fácil con los diferentes tipos de créditos para viajes.

¿Quieres saber más? ¡Nosotros te lo contamos!

Tipos de créditos

Existen diferentes tipos de financiar un viaje, pero, las más conocidas y utilizadas son dos: los préstamos personales o los créditos revolving.

Créditos personales

Dentro de los préstamos personales está recogida la opción del crédito para viajar. Para poder solicitarlo, no es necesario presentar ningún tipo de garantía, sino que se nos solicita que respondamos, por la deuda contraída, con nuestros bienes actuales y futuros. La documentación que las entidades precisan son nóminas, últimas declaraciones de la renta, no tener un nivel de endeudamiento demasiado elevado y no formar parte de ninguna lista de morosidad. Además, como en cualquier producto de financiación, ser mayor de edad, y residente en España. El estudio, concesión y tramitación de los créditos de viajes suele ser muy rápido y los tipos de interés variarán según el banco, aunque no son demasiado elevados. El TIN puede oscilar entre el 6’95 y el 9’90% y el TAE entre el 7’18 anual al 10’36%.

El importe y el plazo a devolver al que se puede acceder, depende también de la entidad. En Cetelem, por ejemplo, la cantidad de los préstamos para viajar van desde los 6.000 hasta los 60.000 euros, y los plazos a devolver desde los doce meses a los 8 años, pagando mensualmente una cuota fija pactada en el momento de la formalización.

Los créditos revolving

En este caso, se solicita una tarjeta de crédito a la entidad, con un límite de dinero establecido del que podemos hacer uso total o parcial, y que deberemos ir devolviendo, en cómodas cuotas, mensualmente. Lo más frecuente con esta opción es conseguir un saldo de alrededor de 3.000 euros, según la entidad puede ser hasta un poco más, y nos permite la posibilidad de ir disponiendo del dinero que haya disponible en cualquier momento.

No se necesita mucho papeleo para poder solicitarlo, tan solo presentar nóminas, no tener un gran volumen de otros préstamos solicitados y no aparecer en ninguna lista de morosidad. La concesión y el estudio, por parte de la entidad, es muy rápido y la disponibilidad inmediata.

En cuanto a los tipos de interés, al tratarse de una financiación tan rápida y con tantas ventajas de disponibilidad, los tipos de interés suelen ser un poco más elevados, dependiendo, en todo momento, de la entidad que nos conceda el préstamo. Otra de las grandes ventajas de este tipo de crédito para viajar es que los intereses no se pagan por el total del importe concedido, sino únicamente por la cantidad total del dinero que se haya utilizado.