Reunificación de deudas ¿Es mi solución?

Hay ocasiones en la vida en los que estamos pagando diversos préstamos y tarjetas de crédito y queremos reducir la suma de las cuotas mensuales que pagamos por lo mismos.

Es en ese momento cuando nuestra entidad bancaria nos puede ayudar a encontrar una solución que nos permita poder seguir pagando nuestras deudas y, a la vez, poder tener una vida un poco más tranquila. Esta solución suele ser la reunificación de deudas. A continuación, te explicamos todo lo referente a este proceso y los costes que pueden acarrear.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación es una operación bancaria que consiste en agrupar todos los préstamos y tarjetas de créditos que se tienen, y unificarlos en uno solo. Dando como resultado una cuota mensual inferior a la que pagábamos por cada préstamo por separado.

De esta manera, se agrupan en una todas las cuotas mensuales que se deben devolver al banco por el dinero prestado.

¿Cómo funciona?

El proceso de reunificación de deudas es relativamente rápido y sencillo. Desde Cetelem te asesoraremos cómo hacerlo para que tu vida económica pueda ser un poco más desahogada.

El primer paso es hablar con la entidad financiera, o empresa mediadora, solicitarlo y aportar toda la información que nos pidan. Harán un estudio de los diferentes préstamos, tipos de interés, plazos y gastos y,  finalmente, se decidirán cuáles serían los nuevos términos tras la reunificación.

Una vez la operación se haya aceptado, todos los préstamos se cancelarán, para crear uno solo con las condiciones negociadas. En él se incluirán todas las deudas existentes, con un nuevo tipo de interés y un nuevo plazo de amortización, habitualmente más largo para reducir así la cuota mensual que tendremos que pagar. Además, en la actualidad este crédito tiene una comisión de apertura del 1% sobre el importe solicitado y una comisión de cancelación del 0,5% del capital a amortizar si restan menos de 12 meses, y del 1% si el tiempo es superior.

Ventajas e inconvenientes reunificar tus deudas

Como en todo, la reunificación de deudas tiene una serie de ventajas e inconvenientes que cada cliente debe valorar y sopesar.

La principal ventaja es que, al unificar todas las deudas, la cuota resultante a pagar mensualmente es inferior a la que se pagaba, lo que aporta un poco más de estabilidad y comodidad económica. Esto supone que el cliente pueda tener un desahogo financiero notable, y por tanto mucha más tranquilidad.

Por otro lado, su principal inconveniente es que, al unificarse todos los préstamos en uno, el plazo de amortización se amplía, es decir, el tiempo máximo a devolver el crédito se amplía, por lo que, tanto los intereses como las cuotas a devolver, requerirán de un plazo de tiempo mayor aumentando de este modo el importe final a pagar. En Cetelem te ayudamos con tu reunificación de tu deuda, ¡Infórmate!