Pagar con tarjeta en el extranjero: todo lo que debes saber

pagar con tarjeta en el extranjero

Cuando viajamos al extranjero suele ser por motivos de trabajo o por placer pero, sea como sea, en ambos casos buscamos planificar un viaje tranquilo, seguro y cómodo que nos facilite nuestra estancia en el lugar.

Llevar un poco de dinero en efectivo, para poder hacer frente a pagos mínimos e imprevistos que puedan surgir en la llegada, es recomendable. Pero una vez allí, pagar con tarjeta en el extranjero es lo más seguro y práctico.

Así que a continuación te explicamos todo cuanto debes saber al respecto. ¡Adelante! 

¿Cómo pagar en el extranjero?

Usar la tarjeta en el extranjero es tan sencillo y práctico como utilizarla en España. Puedes hacerlo con la tarjeta física o a través del móvil, aunque en este último caso deberás cerciorarte de que el país al que vas tiene su uso extendido.

En muchos países podrás utilizar la tarjeta de débito y de crédito indistintamente, aunque es probable que, en algunos casos, como en el pago de un hotel o el alquiler de un coche, requieran el uso de una tarjeta de crédito como garantía.

Si utilizas la tarjeta de débito, estarás utilizando el dinero que tienes en tu cuenta corriente mientras que, si usas la de crédito, los pagos se descontarán del límite de crédito del que dispones en tu tarjeta.

¿Cómo influye el destino que elijas en tus pagos con tarjeta?

Si tu lugar de destino es uno de los 19 países en los que el euro es la moneda oficial, no se te aplicará ningún tipo de comisión al realizar pagos en comercios o restaurantes, a no ser que retires dinero en efectivo, en cuyo caso se te cargará una comisión de entre el 4 y el 5% sobre el importe total, aplicando un mínimo de 3 euros por operación.

En el caso de que el país al que viajes utilice una moneda distinta al euro, en cada pago se te aplicará un cargo por cambio de divisa, que suele ser del 2 o 3% sobre el importe.

Ventajas de pagar con tarjeta en el extranjero

Pagar con tarjeta en el extranjero tiene muchas ventajas a tener en cuenta. Te explicamos algunas:

  • Por seguridad: viajar con dinero en efectivo suele ser más peligroso, y es que en el caso de que nos roben, perdemos la posibilidad de poder sufragar todos los gastos a los que debemos hacer frente en nuestro viaje. Los robos de efectivo a turistas están muy extendidos a nivel mundial, así que toda precaución es poca para evitar desagradables sorpresas.

  • El uso extendido, a nivel global, hace que sea mucho más práctico y cómodo utilizarlas. Además, nos permite poder contar con dinero sin tener que estar pensando en el cambio de divisas.

  • Las tarjetas de crédito suelen incorporar seguros de viajes para cubrir posibles gastos médicos o accidentes, lo que sin lugar a dudas aporta muchísima más tranquilidad.

  • El control de los gastos es otro factor decisivo que motiva al uso de las tarjetas. Y es que en Cetelem, por ejemplo, podrás consultar todas las operaciones que hagas con ellas, desde tu propio móvil, a través de la app. Así podrás saber en cualquier momento cuánto has gastado y cuál es el presupuesto del que todavía dispones.

 

Así que, si estás planificando hacer un viaje, te aconsejamos que te decantes por usar tu tarjeta en el extranjero. De este modo evitarás riesgos y podrás disfrutar de tu estancia con mucha más comodidad.