Base de cotización: qué es y para qué sirve

Base de cotización: qué es y para qué sirve

A la hora de saber cuál es el sueldo que nos corresponde y cuánto se nos descuenta de este en la Seguridad Social, o saber que subidas se le aplican a este, debemos tener muy claro qué es y para qué sirve la base de cotización.

Este término económico hace referencia a lo que tiene que ganar un trabajador que está dado de alta en la Seguridad Social y va en correspondencia al trabajo que realice, los estudios que tenga y las horas que trabaje en nuestro país. 

Hay dos grandes grupos en nuestro país que tienen bases de cotización distintas: los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia o autónomos. Aunque son regímenes totalmente diferentes, la mayoría de las veces que nos referimos a una base de cotización, lo hacemos con los que están contratados y, por lo tanto, perciben un sueldo de una empresa. Será de este grupo en el que centremos la definición y expliquemos todo lo que se cierne en torno a este término tan importante para nosotros. 

¿Qué es la base de cotización entonces? 

Este concepto es muy importante a la hora de conocer cuánto dinero se destina a la Seguridad Social por un trabajador de cuenta ajena, es decir, cuánto dinero percibirá dicho trabajador por desempleo, jubilación, baja… 

Definido de una manera más fácil de entender, la base de cotización es la remuneración mensual y en bruto que recibe un trabajador y en función del valor de esta cuantía, se determinan qué de esta cantidad es la determinada por ley para pagar las cuotas de la Seguridad Social. 

Este concepto viene definido en Real Decreto Legislativo 8/2015 de 30 de octubre y viene a decir, con palabras más técnicas, lo que hemos definido anteriormente. Además, se puede leer que las pagas extras, si las hubiera, se han de prorratear, así como otros conceptos como la cuantía que se pueda recibir de las vacaciones no disfrutadas.

De esta suma se deben excluir, o mejor dicho, NO se le suman a la base de cotización los siguientes conceptos que hacen incrementar el sueldo de un trabajador por cuenta ajena: 

•    Las horas extra que realice un trabajador y por las que la empresa le remunera.
•    Los gastos surgidos por transporte o locomoción que pueda incrementar el salario que percibe el contratado (tenemos que saber diferenciar perfectamente lo que es el salario bruto y lo que es el salario neto).
•    Las dietas tampoco se han de incluir en la base de cotización
•    Los estudios que proporciona o paga la empresa para que su personal esté más cualificado.

¿Cómo se calcula lo que se destina a la Seguridad Social según nuestra base de cotización?

Ahora bien: ¿cómo sabemos cuánto están pagando por nosotros a la seguridad social según nuestra base de cotización? Una vez más, todo depende del sueldo que percibamos de la empresa. Y solo se puede calcular a través de unos sencillos porcentajes. 

Tanto la empresa, como el propio trabajador, destinan un porcentaje a pagar la Seguridad Social, dependiendo de la escala en el que esté tu sueldo, entre los 800 euros mínimos y los casi 4.000 euros de máximo que se establecen cada año. 

¿Y para qué sirve este dinero que recibe la Seguridad Social por mi trabajo?

Dependiendo de dicha cuantía, los trabajadores tendrán mayor o menor remuneración en los siguientes 3 caso: 

•    Cuando despiden al trabajador, la prestación por desempleo o también conocida como paro, dependerá de dicha base de cotización. 
•    La baja por enfermedad también depende de dicho concepto. 
•    La jubilación también será más o menos alta, dependiendo de la base de cotización que tengas. 

Base de cotización de autónomos: ¿qué diferencias hay?

Como principales diferencias que podemos encontrar, los autónomos llevan una base de cotización distinta y son ellos los que deciden cuánto pagar a la Seguridad Social, dependiendo de las prestaciones que quieran percibir de esta y, por supuesto, dependiendo de los ingresos que estos perciban y declaren. 

Además, no hay ninguna empresa que esté detrás de ellos preocupándose de este aspecto, sino que son ellos mismos los que tienen que hacer frente a este pago, poniéndose en contacto directo con este organismo del estado.

En definitiva, debemos estar bien informados de lo que supone la base de cotización en nuestro sueldo y saber lo que pagamos o pagan por nosotros a la Seguridad Social para saber a qué tenemos derecho en los 3 casos en los que no podemos trabajar: desempleo, baja y jubilación.